Reflexions d’un/a adolescent en quarentena

 — Escola, llengües, Secundaria
L’alumnat de filosofia de 4t d’ESO desitgen compartir  amb vosaltres els seus escrits perquè són…
Reflexions sinceres…
Pensaments profunds…
Vivències sorprenents…
Somriures continguts…
Esperes inquietants…
Despertars curiosos…
 I…somnis esperançadors.
 Gràcies per la vostra generositat!!!
A continuació teniu per ordre alfabètic, el que han escrit…

La verdad es que no se si he estado reflexionando mucho en lo que llevamos de cuarentena.

Me he  pasado los días buscando cosas que hacer o teniendo mi mente ocupada con lo que sea para no estar pensado en todo el tiempo que me queda de cuarentena, aunque yo pensaba que no iba a poder aguantar tanto tiempo en casa, ya que yo de normal me pasaba todo los días fura de casa entre colegio, entrenamientos y quedar con mis amigos, pero la verdad es que lo estoy llevando bastante bien y me alegro un montón por eso, pero sí que han habido días que he estado pensado en muchas cosas, como por ejemplo en todos eso planes que tenia para este año y que por culpa del coronavirus no los voy a cumplir, también he pensado mucho en todo lo que estaría haciendo en estos momentos y las ganas que tengo de que todo esto acabe para poder ver a mis amigo y familiares, y por supuesto poder volver a salir a la calle y divertirme como nunca.

También algo que si he pensado mucho cada vez que veía las noticias es que hay mucha gente que por culpa de esto esta pasando mucha hambre, familias que no pueden alimentar a sus hijos o personas que llegaban justos a fin de mes y ahora que no cobran no van a poder pagar todas esas facturas de cada mes, yo y en mi familia hemos tenido esa suerte que no nos ha afectado la cuarentena pero se que hay gente que lo va a pasar muy mal o que ya lo está pasando mal, y por supuesto sé que cuando esto termine a la economía le va a costar subir y va a costar que todo sea como antes o parecido.

Cuando empezó todo esto de la cuarentena realmente nos lo tomábamos a cachondeo con el fin de que era un simple virus y que a España era imposible de que llegara, pero cuando el virus empezó a propagarse por todo el mundo empezamos a tomárnoslo con más serie. Una vez entro en España y al poco tiempo nos dijeron que no íbamos a casa de cuarentena debido a el COVI-19 me pregunté “¿podré aguantar en casa el tiempo de cuarentena” me dije esto porque durante todos estos días atrás entre actividades extraescolares y salir con los amigos, el lugar donde menos estás a salvo de unas 12 horas para cenar, dormir y desayunar todos los días, es tu casa.

Bueno, realmente más que pesado se me están haciendo unos días ameno si he tenido algún tipo de reflexión.

Digo esto porque tampoco se me está haciendo una cuarentena pesada ya que con los deberes que me paso todas las mañanas haciendo, que, si después por la tarde hago deporte y después suelo hacer otras actividades con mi familia, prácticamente lo días se me hacen muy rápidos. Ahora también tengo que decir que he tenido días de subirme por las paredes.

Cuando he tenido días peores, sí que he estado pensando cosas como, que estaría haciendo ahora mismo si no estuviera en casa, también todas las actividades o planes que tenía para estos días que se han cancelado debido al virus. También he estado pensando en toda la gente que por desgracia tienen menos capacidades económicas que nosotros y que hay familias que se están muriendo de hambre, que no llegan a final de mes….

Un día llegue a pensar en los vagabundos, porque yo me pregunte, ¿si todos tenemos que estar en casa por seguridad, los pobres vagabundos donde estarán?

Finalmente, P también hay que pensar que cuando acabe todo esto quitando de las crisis que va entran España y el resto de los países, todas las personas de este mundo van a ser más agradecidas con lo que tenemos, ir más a visitar a la gente que nos rodea, cuidar más las cosas que tenemos, apreciar más a los transportistas que MUEVEN el mundo…

Por dónde empezar… Al estar encerrados por este confinamiento he tenido demasiado tiempo para pensar, o más del que me gustaría. Todo me afecta más o me obsesiono mucho con ciertas cosas ya que no tengo muchas opciones para distraerme a lo largo del día. La verdad es que las dos primeras semanas las pasé bastante bien, dentro de lo que cabe, estaba feliz y motivada pensando en lo bien que me lo iba a pasar con mis amigos cuando saliéramos y esto se acabara, en esos momentos también era un poco inocente porque pensaba que la cuarentena duraría tan solo unas 2 semanas, pero claro, van pasando los días y por la televisión dicen que lo alargan más, te enteras de que cuando salgamos no nos podremos ir de fiesta como creíamos, no sabremos cuantas personas podremos juntarnos a la vez… Y todo eso te va quitando el ánimo poco a poco. Por suerte existen las redes sociales y podemos comunicarnos diariamente con las personas que queremos y que nos hacen felices y así hacer que la cuarentena sea más amena, aunque de vez en cuando al entrar en la galería o ver fotos por estos sitios me dan bajones de pensar en lo feliz que estaba cuando salía, y una de las cosas que en verdad le agradezco al confinamiento es que me ha ayudado a darme cuenta de la gente a la que de verdad necesito y quiero que siga estando en mi vida ya que me hacen sentir muy bien cuando estoy con ellos. Pienso que la clave para pasar esto bien es buscar distracciones, ya que al fin y al cabo esto es una cosa por la que estamos pasando todos y que nos toca afrontar de la mejor manera posible.

El último día que estuve en el colegio era el día de las paellas, ya sabía que íbamos a estar unas semanas sin  ir a clase, ya que ya habían decretado el cierre de colegios durante quince días, pero no me esperaba que esto fuera a durar tanto la verdad.

Durante este mes y medio que llevamos encerrados en casa, he tenido tiempo de pensar en muchas cosas. Antes cuando llegaba la noche del domingo y me iba a la cama, pensaba mañana otra vez al colegio ¡Que pereza¡, pero ahora echo de menos ir al colegio, bueno, mejor dicho, echo de menos ir al colegio para quejarme de que estoy allí, ya que ir a clase significa, ver a tus amigos y reírte con ellos o por lo menos salir de casa, cosa que ahora es imposible, salvo con una video llamada, pero no es lo mismo.

También pienso muchas veces que éramos muy felices, pero no valorábamos, es decir, hace unos meses podíamos ir al cine, quedar con los amigos o ir a ver un partido de fútbol, pero como eran cosas cotidianas, no las valorábamos como era debido, creo que esta cuarentena, cuando vuelva la normalidad que espero que sea lo antes posible, va ayudar a la gente a valorar las cosas, como un día en la playa, un abrazo o un simple día de clase, ya que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.

Tras mucho tiempo en casa te puedes poner a pensar en muchas cosas, desde las cosas más banales a llegar a hacerte verdaderos quebraderos de cabeza.

Durante este tiempo me he preguntado un sinfín de cosas y la mayoría de ellas me llevaban siempre a la misma pregunta ¿Y ahora qué? ¿Realmente al acabarse esta situación tan irrealista las cosas volverán a su cauce o tendremos que adaptarnos a vivir con este tipo de situación?

Este año iba a ser un año de mucha emoción, ya que este año era mi último año, y realmente me enfada mucho saber que no voy a poder pasarlo como me hubiera gustado, porque sí a pesar de que el colegio no era mi sitio favorito realmente me sentía en casa en él, era como una familia disfuncional y extraña, pero una especie de familia.

No me considero una persona muy sentimental, pero admito que lo echo de menos, el entrar a clase y ver a todos mis compañeros riendo, peleándose, insultándose… Y me abruma mucho pensar que me he perdido experiencias como las que me esperaban este año por esta situación.

Y me parece muy cómico, pero realmente pese a estar en casa y más unida que nunca a mi familia realmente no me siento plenamente en casa, es como si faltara algo o alguien.

Llevamos muchos días encerrados en casa, para ser concreta yo llevo exactamente 44 días encerrada en casa desde el 13 de marzo.
En especial a nosotros los de valencia nos ha pillado con el comienzo de las fallas las cuales se han tenido que aplazar para más tarde entonces ya nos ha pillado con un poco de bajón. Empezamos todo esto pensando que iban a ser 15 días de confinamiento lo cual ya nos parecía una barbaridad y fíjate llevamos ya casi un mes y medio encerrados.
Creo que a la mayoría nos está afectando a niveles diferentes todo esto,
Por una parte es un poco agotador el tener que estar encerrados en 4 paredes viendo a las mismas 3 personas todos los días en mi caso.
Pero por otra parte si le sacamos el lado positivo estamos compartiendo tiempo con la gente que siempre está ahí y siempre nos va a apoyar es decir nuestra familia, aunque todo lo que está pasando es un caos, cuando podamos salir va a ser totalmente diferente a cómo eran nuestras vidas antes.
Estamos viviendo un momento de agobio, quizás algunas personas lo pueden llevar un poco mejor el tener que estar en casa pero y los estudiantes jóvenes como nosotros?
Además de estar encerrados en casa tenemos que ver cómo nuestros padres se derrumban por los problemas que habrán al volver cuando puedan trabajar, ya que la economía está cayendo en picado, o como nuestros abuelos están asustados porque son los más vulnerables a todo esto y por supuesto no queremos que les pase nada, encima estar pendiente de entregar trabajos al colegio .

Creo que es algo que nos preocupa bastante.

Mi clase, es decir 4 de la Eso creo que es un momento triste y difícil el pensar que el año que viene ya no estaremos junto a vosotros en el Drac, tendremos que salir de nuestro círculo de confort.

Durante estos días he estado reflexionando mucho sobre todos estos años compartidos con vosotros, a todos nos atemoriza el tener que conocer a gente nueva hacer nuevos amigos y no saber si voy a encajar con mis nuevos compañeros. En mi caso mi idea es hacer bachiller pero con todo esto no sé ni cómo vamos a hacer la elección de instituto al que vamos a ir ni si quiera tengo claro lo que quiero hacer y es algo que me agobia mucho. También es un año triste para nosotros porque estamos en 4 de la eso y debería de ser un año inolvidable, aunque inolvidable está claro que lo va a ser pero creo que no de la manera que nos hubiera gustado, me hacía mucha ilusion que llegara la fiesta de la primavera y estar con la gente a la que quiero pero creo que eso no va a poder ser, también estábamos muy ilusionados con el viaje de fin de curso pero es obvio que no vamos a tener.

Es un año triste por que además de que nos vamos nos vamos de una forma un poco rara aunque estoy segura de que haremos algo para compensarlo.

He querido sacar este tema porque la semana pasada estuve viendo muchas fotos de todos los años pasados en el Drac, fotos que a todos nos hacen emocionarnos, porque al fin y al cabo es con quien hemos pasado toda nuestra infancia y una parte del periodo de la adolescencia, hemos formado una familia muy bonita que a ninguno nos gustaría perder.

Con esto quiero decir que está claro que es un momento difícil para todos y cada uno de nosotros pero tenemos que intentar mirarlo de la mejor manera posible aunque nos sea complicado, porque de una forma u otra es lo que hay y de momento no podemos hacer nada.

Estos días a pesar de estar agobiada estoy intentando hacer cosas para distraerme  y mantenere mi mente ocupada fuera de la realidad, como ver series, películas hacer deporte etc…

A veces me siento un poco vacia, porque aunque tegamos muchos medios, como pueden ser las redes sociales, no es lo mismo que poder estar con una persona hablando de cerca.

Antes he nombrado, que esta situación nos està afectando de maneres diferentes a las persones; Yo por ejemplo, tengo la suerte de vivir en una casa medianamente grande y con jardin en canvio a veces me paro  a pensar en aquelles que viven en un piso con apenas 40 metros cuadrados, incluso familias que tienen dos o tres hijos y viven en un piso interior en el que ni si quiera pueden abrir la ventana y tomar un poco el aire porque no tienen.

A esto anterior también le sumo aquelles familias que llegaban justos a fin de mes, y por culpa de el coronavirus se han quedado sin Trabajo, esto me da mucha pena por todas aquelles personas que luchan por encontrar un huequito en el mundo y de repente, se les cae el mundo encima.

Ayer estuve pensando que muchas veces nos montamos planes con amigos, família pero quizás de un dia para otro se nos puede desmoronar y nuestros planes cambiar inesperadamente.

Esta situación me ha hecho reflexionar sobre todo, en que me frusto muchas veces por problemes minúsculos, y cosas que no tienen importància, pero es verdad que hasta que no ocurren coses mayores como por ejemplo el coronavirus no me doy cuenta, y no le doy el valor y la importància que merecen algunes cosas.

De ahí la frase: no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.

Espero con ansia que esto acabe pronto y poder volver a abrazar a todas las personas que quiero.

En esta cuarentena no he estado reflexionando mucho sobre lo que está pasando, ya que estoy muy ocupado entre deberes, jugar a la play, hacer videollamadas con amigos y con los del baloncesto para hacer ejercicio y demás…

Todos los días se me pasan volando por lo ocupado que estoy por lo que no tengo tiempo para pensar , no entiendo a la gente que dice “ joder , 15 días más , yo quiero que se termine la cuarentena , esto es una mierda “, no les entiendo porque en este tiempo puedes reflexionar sobre ti , sobre lo que pasa cuando nos sacan de nuestros hábitos , que también dice “ es que quiero salir para ver a mis amigos “ y yo te digo compañero , para que están las video llamadas , podéis hablar y deciros todas las cosas que diríais en una quedada en persona pero por un teléfono , no les entiendo.

Una cosa que he reflexionado , y no me ha gustado nada , ha sido todas las cosas que nos hemos perdido , tanto fiestas en el colegio , como nuestro preciado viaje, todo el esfuerzo y ganas que le hemos dedicado tanto en el baile tanto con las camisetas, UNA PENA.

También he pensado en toda la gente que ha perdido su trabajo por culpa de esta pandemia, lo digo porque mi madre es la directora de un colegio, y ha tenido que echar temporalmente a los de la cocina hasta que termine esto , y claro , ellos ya no van a cobrar … , mi madre me dice que tenemos mucha suerte y que lo tenemos que valorar.

La cuarentena nos hace reflexionar más sobre todo, o al menos a mí.

Si alguien me hubiese dicho al empezar el 2020 que a partir del 15 de marzo no iba a poder ver a la gente que está en mi día a día, a mis abuelos, que no iba a poder hacer mi deporte favorito durante una temporada, o que mi día a día iba a cambiar por completo, no le habría creído.

Encerrada en casa sin poder salir pienso mucho más las cosas, lo cual puede parecer algo bueno, pero no lo es, porque igual por un problema que es como un grano de arena puedo generar una montaña, y todo porque le doy demasiadas vueltas.

La cuarentena me ha ayudado a saber quiénes son las personas que realmente me hacen falta, ya que son a las que más echo de menos y me he dado cuenta de que sin ellas mi vida no es lo mismo, aunque la suerte que hemos tenido es que la cuarentena nos ha pillado en una época donde la tecnología existe, lo cual nos permite comunicarnos con estas personas que son esenciales en tu vida.

Esta situación también me ha hecho valorar mucho más la rutina que tenía, que consideraba aburrida y muy repetitiva. Me ha hecho ver que era muy afortunada, y también muy feliz, y todo esto sin saberlo.

Yo creo que de casi todas las cosas se puede sacar algo bueno y lo positivo de esto, es que cuando todo vuelva a la normalidad, las personas seremos conscientes de lo afortunadas que somos con lo que tenemos y aprenderemos a demostrar más nuestro amor por aquellas personas que hacen de nuestra vida mejor.

Echo de menos a muchísima gente, pero sé que cada día que pasa es un día menos para poder abrazar a esas personas y eso me pone menos triste.

Nunca habría imaginado todo lo que está pasando ahora la verdad, si a mi hace un año me hubieran dicho lo que está pasando ahora te aseguro que no me lo habría creído y habría seguido con mi vida normal.

Yo al principio de la cuarentena pensaba que no iba a ser para tanto y que enseguida saldríamos y pues estaba bastante feliz, aprovechaba el tiempo y hacía un montón de cosas, pero a medida que los días han ido pasando cada vez estaba más aburrida, y cansada de estar en casa.

Todos estos días estoy reflexionando y pensando las cosas más que nunca, ya que estar encerrada en casa durante tanto tiempo te da para pensar en todo.

Y la verdad me siento vacía, como que me falta algo, y es que me faltan mis amigos, las fiestas, salir simplemente con mis amigos a sentarse a un banco, mis familiares que veía todos los domingos en las comidas familiares, o simplemente salir a dar una vuelta, tampoco me hubiera imaginado nunca que echaría tanto de menos ir a clase.

Si que es verdad que hay días que estoy feliz, pero hay muchas veces en las que rompo a llorar pensando en infinitas cosas, justo antes de ponerme a escribir esto estaba llorando, y es que necesito ver a muchísima gente y abrazarlos…

Siento que debería haber aprovechado más el tiempo con la gente que quiero antes de todo esto, aunque obviamente nadie nos lo esperábamos.

También es súper emotivo cuando todo el mundo sale a sus balcones a las 20:00 a aplaudir, sobre todo donde yo vivo, que vivo enfrente de una residencia de ancianos de Torrent en la que casi todos los ancianos están infectados y cuando salen los médicos a aplaudir o los abuelitos se asoman a sus ventanas, no sé, me parece todo muy emotivo.

Así está siendo mi cuarentena, pero si todos nos unimos y obedecemos a lo que dice el gobierno conseguiremos salir de esta.

Yo cuando el día 13 de marzo llegué a mi casa después de las paellas, era consciente de que iba a estar un periodo de tiempo en cuarentena, pero ahora echando la vista atrás me doy cuenta que realmente no era consciente de la situación. Sabía que había una pandemia, pero pensaba que en 15 días estaríamos otra vez en clase haciendo vida normal. Y llevamos casi dos meses sin salir y he tenido muchas reflexiones. He pensado que, aunque algún día nos dejen salir a la calle, nada va a ser como antes. Pienso que va a pasar mucho tiempo hasta que nos dejen viajar, ir a la playa, ir al cine, etc… También he reflexionado que este curso no vamos a volver al colegio y como era nuestro último año, nosotros no vamos a volver nunca como alumnos. Es algo que me da mucha pena porque este año en teoría iba a ser el mejor, teníamos la fiesta de la primavera, el viaje a Roma… Una cosa que nunca pensé que me iba a pasar, es echar de menos madrugar para ir a clase, hacer exámenes y un largo etc… Echo de menos mi rutina en general. Aunque este confinamiento me está ayudando a apreciar lo que tengo, porque mi familia y yo por suerte estamos sanos y no estamos tan expuestos al virus como lo están muchas otras personas. Yo creo que la conclusión que saco de toda esta situación, es que pienso que cuando todo esté más estable y podamos más o menos volver a la normalidad, voy a apreciar todo lo que tengo mucho más y no voy a quejarme tanto por cosas que son insignificantes.

Esta es mi segunda disertación que escribo, lo cual me gusta mucho porque la verdad es que necesito expresar con  palabras sobre este folio cómo llevo esto, y este trabajo me va a servir para mucho.

Lo primero que quiero decir es que muchas veces la gente conocida mía que se preocupa por mí por decirlo así porque es más preguntan por mí, y siempre me hacen la misma preguntas o a mis padres; Como lleva Andreu el tema del baloncesto, ya que aquí te explico yo soy un chico que le dedica muchas horas, entonces claro  un chico de 16 años que está acostumbrado a estar durante toda la semana con todas las horas ocupadas del lunes hasta  el domingo con mucho cansancio, a estar durante toda la semana con todo el tiempo del mundo incluso tener problemas para dormir porque no estás cansado.

Pues mi repuesta es que lo llevo bastante bien sigo haciendo ejercicio y estudiando y le dedico muchas horas a lo que antes no podía ni tocarlo por temas de organización como la play.

Ahora otra cosa… esta experiencia yo creo que unos de los valores principales que nos está dejando es el echar de menos a las cosas y valorar lo que tenemos, echo de menos mi rutina, el que mi móvil suene por las mañanas y no poderse despertarse, y muchas más cosas que me da pereza escribirlas, porque esto también me ayuda a comparar las cosas a diferéncialas unas de las otras.

Mi conclusión es que esto es lo peor para un adolescente como nosotros pero lo estoy llevando muy bien.

La verdad es que esta situación en la que nos ha puesto el mundo nos va a servir a totalmente TODOS para reflexionar.  Yo pienso que el mundo no volverá a ser igual después de esto.  Creo esto porque la gente ahora mismo es muy ignorante y piensan mucho en el “Ya lo hará otro”, y eso no debe ser así, porque como sigamos en este camino no solo este aviso (el virus) será un gran problema; sino por ejemplo el calentamiento global estamos viendo que si continuamos pensando así será nuestro fin.    Cada persona tiene que poner un granito de arena después de que pase a todo esto, para poder prevenir próximos problemas.  También tengo que decir que esto solo pasa en algunos países, por ejemplo en España o E.E.U.U, porque gracias a mis padres he podido vivir muchas experiencias, he viajado a países totalmente más reformados y mucho más mentalizados como Japón o Alemania, y a otros países donde la situación es mucha más complicada como México.    Con esto quiero decir que no podemos ir por solitario, porque esto es un problema de todo el mundo, y por eso los países más avanzados y preparados deben ayudar a otros no tan avanzados y tener un poco más de mentalidad, y este virus ha conseguido que nos demos cuenta de muchas cosas.    Por esto pienso que esta situación en toda la Tierra marcará un antes y un después.

Relacionats
Contacta'ns!

Pots escriure'ns un missatge i et contestarem tan prompte com siga possible.

No pots llegir-lo? Canvia el text.

Escriu el que busques i polsa enter